Apertura comercial, la apuesta de México a futuro

Publicado: 11 febrero, 2019

Apertura comercial, la apuesta de México a futuro En los últimos años, el país ha sido un gran promotor del sistema multilateral de comercio. En América Latina es la segunda economía más competitiva después de Chile, México es el país con más tratados comerciales en el mundo. El más reciente comenzó hace menos de dos meses y en el futuro seguirá apostando a la apertura en comercio exterior, con todo el mundo; impulsará nuevas negociaciones en aras de una mayor integración con otros países y regiones y fortalecerá su inserción en las cadenas globales de valor, consideran especialistas

En lo inmediato, revela Luz María de la Mora, subsecretaría de Comercio Exterior de la Secretaría de Economía, México está en vías de negociar acuerdos comerciales con Ecuador ¿a través de la Alianza Pacífico¿ y Reino Unido, una vez que éste país concluya el Brexit.

“Los tratados de libre comercio sí ayudan a que el comercio se dé en una forma más rápida, más eficiente y que crezca”, asegura la funcionaría.

En los últimos años, México ha sido un gran promotor del sistema multilateral de comercio.

En la actualidad, tiene suscritos 13 tratados de libre comercio con 52 países y siete acuerdos de alcance parcial en el marco de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

CPTPP, China e India, en el horizonte La desaparición del TLCAN y su remplazo por el T-MEC, el cual se prevé entre en vigencia este año, modificará el intercambio comercial de México con su principal socio, Estados Unidos, pero se prevé que tras un periodo de ajuste y algunos cambios en las tendencias y en los productos de la balanza, recupere su dinamismo y su tendencia de crecimiento.

Casi en paralelo, México se ha incorporado al que podría ser el acuerdo comercial más importante para el país en el futuro, el Tratado de Integración Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP), cuya vigencia comenzó el 30 de diciembre del 2018 para seis de sus 11 integrantes: Australia, Canadá, Japón, México, Nueva Zelanda y Singapur.

Junto con ello, la creciente expansión del mercado de China, la segunda economía que más está creciendo a nivel global, según sus propios datos, y elpotencial comercial de India, otra economía en crecimiento, abren oportunidades para el comercio mexicano.

El CPTPP se está fortaleciendo.

Vietnam se incorporó plenamente hace menos de un mes, mientras Brunei, Chile, Perú y Malasia lo harán en breve, una vez que concluyan sus procesos jurídicos internos y notifiquen de ello al gobierno de Nueva Zelanda, como depositario del Acuerdo.

Acuerdos preferencioles, otra veta Además de los tratados comerciales, México cuenta con un elevado número de acuerdos preferenciales, que se han convertido en un elemento cada vez más importante de su política comercial.

Además del TLCAN, el CAFTA-DR (con Centroamérica) y el acuerdo de asociación con la Unión Europea, México tiene acuerdos de libre comercio con Chile, Colombia, la Asociación Europea de Libre Comercio (conformada por Suiza, Noruega, Liechtenstein y Finlandia), Israel, Japón, Panamá, Perú y Uruguay.

México también participa en la Alianza del Pacífico con Chile, Colombia y Perú.

En las últimas décadas, el crecimiento económico mexicano se ha apoyado en gran medida en la demanda interna, así como en la demanda, sobre todo de productos manufacturados, de Estados Unidos.

Como resultado de los cambios en la relación comercial derivada del T-MEC, que afectó en particular al sector automotriz y también a otros sectores de exportación, ha cambiado la ecuación en los rubros del intercambio comercial, y se espera que en los próximos años será muy dinámico en productos y quizá en ingresos.

Desregulación, vía hacia el futuro Francisco de Rosenzweig, socio de la firma White & Case, opinó que México debe avanzar en el cumplimiento del Acuerdo de Facilitación del Comercio de la Organización Mundial de Comercio, cuyo objetivo es impulsar el intercambio de productos y servicios a nivel mundial.

“México tiene que avanzar en la facilitación del comercio, ir reproduciendo el acuerdo de Bali que se acordó en 2013 y actualizar el sistema de comercio exterior de nuestro país”, opinó.

Con el fin de aumentar los flujos de inversión y mejorar la competitividad, México llevó a cabo reformas al régimen de Inversión Extranjera Directa, que afectan fundamentalmente al sector de las telecomunicaciones y la radiodifusión; al sector financiero, y al energético.

También redujo sustancialmente y de forma unilateral los  aranceles aplicados; el promedio de los derechos Nación Más Favorecida (NMF) disminuyó del 6.2% en 2012 al 5.5% en el 2018.

Esta disminución se debió principalmente a una menor protección media acordada a los productos agropecuarios (definición de la OMC), la que se redujo del 20.9% en 2012 al 14.3% en el 2016.

Pero a pesar de estas acciones, México continúa enfrentando el desafío de lograr un aumento de la productividad del trabajo y de la competitividad general de la economía.

En octubre pasado, México cayó dos posiciones, de la 44 a la 46, en el índice de Competitividad Global 2018 (ICG4.0), difundido por el Foro Económico Mundial.

Con ello, se ubicó como la segunda economía latinoamericana más competitiva detrás de Chile.

La competitividad mexicana está impulsada en gran medida por un entorno macroeconómico estable (posición 35, de 140 economías evaluadas) y un gran tamaño del mercado (lugar 11).

Por el contrario, las debilidades en el mercado laboral, donde ocupa el puesto 100, en particular su rigidez (91) y la dificultad para atraer y retener una fuerza laboral talentosa (107), pesan sobre el desempeño de México.

Finalmente, el grado de apertura de la economía mexicana durante 2017 fue de 73.3%, superior al 63% registrado en 2012.

Este indicador se calcula como el cociente de comercio exterior (exportaciones más importaciones) en relación con el PIB.

En las últimas décadas, el crecimiento económico mexicano se ha apoyado en gran medida en la demanda interna, así como en la demanda, sobre todo de productos manufacturados, de Estados Unidos.

Los tratados de libre comercio sí ayudan a que el comercio se d é en una forma más rápida, más eficiente y que crezca”.

Luz María de la Mora, EWBCtQ 808891 DE V” EB EO0NQ/v®\, Fue 73.3% el grado de apertura de la economía mexicana durante el 201?.

México cayó posiciones, de la 44 a la 40 del Índice de Competitividad Global 2018 (ICG4.0).

13 tratados de libre comercio con 52 países y en acuerdos de alcance parcial en si marco de la Asociación Latinoamericana de integración.

(Fuente: El Economista, Información ,Suplementos ,Desplegado, P2, 11/02/2019)