Publicado: 21 noviembre, 2018

Inspirado en el Black Friday de Estados Unidos, el cual se realiza el viernes siguiente del Día de Acción de Gracias y que consiste en bajar precios de bienes y servicios, aunque con promociones más agresivas, se realizó el Buen Fin 2018, un evento comercial efectuado cada año en México, que consiste en la promoción de productos y servicios por distintas empresas, con el fin de fomentar el comercio.

Para beneficio de ¡os consumidores, se programan ofertas, descuentos o rebajas sobre el precio original y con créditos a meses sin intereses.

El Buen Fin tuvo cuatro días completos de rebajas y su objetivo fue la satisfacción de necesidades de consumo de la población, mientras que el evento estadunidense constituye la fecha para que la ciudadanía realice sus compras navideñas.

Es organizado por la Asociación de Bancos de México (ABM), la Asociación Mexicana de Internet (AMD, la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco), la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) e Iniciativa México (1M), en coordinación con el gobierno federal.

El Buen Fin es una iniciativa creada para reactivar la economía con la cooperación de los sectores privado y público, con la finalidad de que el consumidor tenga acceso a productos y servicios a precios bajos y con promociones, descentralizando la temporada de compras.

La Profeco recomendó, como cada año, comparar precios y calidades en distintos comercios, días antes de las ofertas, para verificar los ahorros, encontrarla mejor opción y evitar duplicar o triplicar gastos sólo porque estén en rebaja.

Además, buscar precios en línea y fuera de ella, ya que muchas tiendas electrónicas también se sumaron a las promociones, así como analizar los costos de envío, políticas de devolución y otras comisiones.

En caso de usar tarjetas de crédito, se recomendó verificar que lo que se compró sea algo que se pueda pagar, tener en mente las fechas de corte y de pago para hacer una correcta planeación del gasto, liquidar el adeudo lo antes posible, y que los “artículos que se adquieran a meses sin intereses tengan una vida útil mayor al plazo en que se van a pagar.

Existe todo tipo de promociones: hay precios especiales, descuentos directos, meses sin intereses, bonificación de dinero electrónico o directo a la tarjeta de crédito, promociones de productos que dan cantidades adicionales por el mismo precio, como el 2×1, 3×2 u ofertas de rebajas en los precios.

Una de las promociones más populares es el pago a meses sin intereses con reembolso en el estado de cuenta, principalmente cuando se usan plásticos bancarios.

Los productos importados vía comercio electrónico deben tener información sobre el lugar de origen y en el bien o producto se indicarán los lugares donde se puedan reparar, así como las instrucciones para su uso y las garantías que en su caso se ofrezcan.

El proveedor debe informar sobre el derecho a la reposición del producto o a la devolución de la cantidad pagada y, en su caso, a una bonificación, cuando el bien o producto no corresponda a la calidad, marca y especificaciones bajo las cuales se baya ofrecido, o no cumpla con las Normas Oficiales Mexicanas.

En compra en línea por internet, el consumidor debe ser informado por el proveedor sobre el derecho que tiene a revocar su consentimiento, sin responsabilidad ni sustento o justificación alguna, dentro de los cinco días hábiles, contados a partir de la entrega del bien o producto o de la aceptación del servicio, lo último que suceda durante ese lapso.

A esto se le llama “periodo de reflexión”.

Además, el costo del bien o servicio debe informarse en su totalidad, incluyendo impuestos, costo de envío, descuentos y cargos adicionales, y expresarse en moneda nacional, sin perjuicio de que también se exprese en moneda extranjera.

En este sentido, el titular de la Profeco, Rogelio Cerda “Pérez, tuvo una extraordinaria gestión.

¿O no, estimado lector? La Profeco recomendó, como cada año, comparar precios y calidades en distintos comercios, días antes de las ofertas, para verificar los ahorros, encontrarla mejor opción y evitar duplicar o triplicar gastos sólo porque estén en rebaja

(Fuente: Excélsior, Opinión ,Articulistas ,JUAN CARLOS SANCHEZ MAGALLÁN, P12, 21/11/2018)