Ciberseguridad en la sana operación de las organizaciones (Retailers.mx)

Publicado: 30 agosto, 2022

La transformación digital, junto con innovaciones tecnológicas como la nube, la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas (IoT), entre otras, está impulsando el crecimiento de las organizaciones y estrechando su interacción con socios, clientes y colaboradores.

Los beneficios de la digitalización han sido significativos, particularmente en el contexto de una epidemia, cuando se aceleró el trabajo remoto, el comercio electrónico y las transacciones en línea. No obstante, ha detonado importantes desafíos para los responsables de proteger a la organización contra amenazas como ataques de ransomware, robo de datos, suplantación de identidades, fraudes y todo aquello que puede poner en riesgo su continuidad y reputación.

Hoy es posible observar que muchas de sus iniciativas e inversiones se enfocan en desarrollar estrategias que pueden marcar la diferencia entre ser una empresa altamente segura y una que no lo es. La ciberseguridad, por lo tanto, se consolida como un componente primordial para la sana operación de una compañía, y su continuidad en el mercado.

De este modo, las organizaciones de todos los sectores encaran el reto de convertirse en una orientada al riesgo, lo que les ayudará a adaptarse a nuevos paradigmas con agilidad, y reforzar sus estrategias de ciberseguridad para combatir riesgos, amenazas y vulnerabilidades.

 

 

Actualmente, por ejemplo, los ciberataques se consideran una de las actividades delictivas más comunes. Se estima que tan solo en México, el 41% de las empresas ha experimentado algún incidente de seguridad o ciberataque en el último año, y casi el 70% ha alertado sobre sitios, dominios o aplicaciones móviles maliciosas.

Según un estudio sobre ciberseguridad, elaborado por el Cyber Defense Center de Minsait, en 2020 las amenazas detectadas que utilizaron dominios similares a los de marcas genuinas representaron un 61%, de los ataques web, e impactaron de manera importante a los sectores financiero, seguros y finanzas, salud y gubernamental.

Lo cierto es que las ciberamenazas se vuelven más complejas, por lo que las organizaciones necesitan ser más proactivas y actuar con mayor determinación para proteger la información de su negocio y de sus clientes. Las empresas más evolucionadas y que tienen una visión de más largo plazo son las que incorporan la ciberseguridad como uno de los pilares fundamentales de su negocio.

Asimismo, tienen que considerar que una estrategia de ciberseguridad necesita basarse en reglas y no en tecnología, pues esta se encuentra en constante evolución y puede ser reemplazada por otra.

De ahí la importancia de adaptar dicha estrategia a una nueva realidad en la que existen riesgos constantes.

La ciberseguridad se convierte entonces en el motor de la transformación digital y un habilitador del negocio, y en donde el factor humano cobra gran relevancia al ser uno de los vectores más susceptibles.

Por tanto, una estrategia de ciberseguridad debe integrar los mecanismos de respuesta ante una crisis, como un ataque, robo de información confidencial o secuestro de los sistemas, que pueden tener un impacto negativo en la reputación.

Fuente: Retailers.mx