De ecommerce, Buen Fin y pandemia (Reforma)

Publicado: 9 noviembre, 2020

El 2020 ha sido un año de aprendizajes y, sin duda, será recordado como el año que demostró a los consumidores mexicanos la importancia del comercio electrónico como vía segura para realizar compras de productos y servicios.

También quedó claro que las compras en línea son un fuerte pilar para miles de comercios de todos los tamaños y un elemento dinámico de la economía. La emergencia sanitaria derivada de la pandemia de Covid-19 hizo que nuestra relación con el mundo digital se estrechara.

Ante el cierre de miles de comercios físicos, no sólo los consumidores comenzaron a explorar el ecosistema digital, los emprendedores y dueños de comercios se vieron forzados a desarrollar un canal de venta digital, o a reforzar el que ya tenían, para mantener sus operaciones.

Es así como, tras ocho meses de emergencia sanitaria, el ecosistema del comercio en línea en México ha avanzado lo que quizás habría alcanzado en un periodo de tiempo más amplio.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Venta Online (AMVO), el 20 por ciento de los comercios y marcas esperan que el ecommerce represente más del 30 por ciento del total de sus ventas en 2021. La mitad de estas empresas incrementará entre el 1 y 25 por ciento el portafolio de sus productos, y el 44 por ciento ampliará las categorías que ofrece.

Al principio de la pandemia, vimos cómo la apertura de los consumidores a usar las diversas plataformas digitales se incrementó, y fueron notorios los aumentos de visitas a sitios relacionados con la entrega de comida a domicilio y supermercado, ya que los usuarios buscaban alternativas que les permitieran quedarse en casa.

Sin embargo, con el avance de los meses, el comportamiento de consumo se ha adaptado y las compras en línea han dejado de ser una mera alternativa, para convertirse en una práctica que ya forma parte del estilo de vida de las personas.

De las compras proactivas y reactivas para enfrentar los primeros meses de pandemia, el consumidor online en el País ha comenzado a desarrollar un perfil de compra más enfocado a productos y servicios que lo mantienen preparado para la nueva normalidad.

Por ejemplo, con las políticas de distanciamiento social y autoconfinamiento, muchas personas experimentaron (y experimentan) el trabajo remoto o trabajo en casa, lo que ha hecho que se interesen en adaptar los espacios de sus hogares. Esto se refleja en el mayor número de visitas a sitios enfocados en las categorías de decoración del hogar.

En tanto, las empresas han pasado de un periodo de mucha incertidumbre y adaptación a uno de mayor claridad, en el que han podido adaptar sus estrategias para mantenerse relevantes. Con ello, ha quedado clara la importancia de contar con un canal de venta digital.

Actualmente, el 50 por ciento de las empresas en México está duplicando su crecimiento en Internet y 2 de cada 10 registran crecimientos mayores al 300 por ciento, según el Reporte 4.0 sobre el impacto de COVID-19 en la venta online, elaborado por la AMVO.

Entre las estrategias enfocadas al canal digital, las empresas destacan haber fortalecido su presencia en buscadores, redes sociales y anuncios en páginas web, así como haber apostado por la venta por Internet, factores a los que seguirán dando prioridad como una estrategia a largo plazo.

Los cambios que han asumido las empresas y comercios los han situado en una posición de mayor determinación y, de cara a la campaña del Buen Fin de este 2020, los afiliados a la AMVO manifiestan expectativas favorables: 9 de cada 10 contemplan participar en la campaña, mientras que 4 de cada 10 esperan que su canal de venta online crezca más del 50 por ciento.

En el otro lado de la moneda, tenemos que 7 de cada 10 usuarios en línea están planeando comprar durante el Buen Fin. Quizás lo más interesante es que 50 por ciento está pensando en comprar en línea por primera vez durante la campaña, una clara manifestación de confianza.

En cuanto a ventas, proyectamos que el comercio en línea represente cerca del 30 por ciento del total de ventas durante esta edición del Buen Fin; y sin duda, el factor omnicanal que presenta deja clara la necesidad de ejercer una venta y consumo responsables.

Nuestro mayor reto como asociación para la próxima edición es generar mayor sinergia entre el mundo del comercio digital y el offline de manera segura, sencilla y confiable, en beneficio de consumidores y comercios.

En 2019, México fue el país que registró el mayor crecimiento en comercio electrónico a nivel global, representando un 5 por ciento del total de las ventas minoristas, y este año, miles de empresas aceleraron su transformación digital.

Sin embargo, el crecimiento que se pueda alcanzar este 2020, deberá ser combustible para construir un ecosistema fortalecido de cara al futuro, que responda las necesidades de las personas en un contexto donde no exista una pandemia de por medio.

 Fuente: Reforma, Gadgets la Revista, 09 de noviembre, 2020

Socios Estratégicos