Desafiará AMLO a mercado con presupuesto

Publicado: 13 diciembre, 2018

Se espera que el Presidente Andrés Manuel López Obrador anuncie un aumento en el gasto esta semana, lo que se suma al estrés que ha provocado una caída en los activos mexicanos. Apenas dos semanas después de asumir el cargo, López Obrador probablemente presentará planes presupuestarios para aumentar el gasto en proyectos de pensiones, educación e infraestructura en un momento en que la caída de los precios del petróleo ya está reduciendo los ingresos fiscales, según las propuestas de la nueva administración. Todo se financiará mediante una campaña de reducción de costos que muchos inversionistas sospechan que es sólo una ilusión.

El nuevo Presidente planea enviar al Congreso su propuesta para el presupuesto del próximo año el sábado por la tarde, según el coordinador de la cámara baja de su partido.

Los aumentos de gasto mayores a los esperados o las previsiones de un superávit presupuestario primario más estrecho podrían generar nuevos declives en el peso, que se desplomaron en el periodo previo a las elecciones de izquierda el 1 de julio y luego se recuperaron cuando buscaba aplacar a los mercados.

Ahora los inversionistas están de nuevo al límite y pasarán por los planes de reducción de costos con un fino peine de dientes para ver si el nuevo gobierno puede cumplir sus promesas de reducir la carga de la deuda.

Tal vez lo más importante que veremos sea “si dependen demasiado de los ahorros derivados de las ganancias en eficiencia”, dijo Edwin Gutiérrez, un administrador de fondos de Aberdeen Asset Management en Londres. “Los que siempre decepcionan”.

Los extranjeros retiraron más de 20 mil millones de dólares de las acciones y bonos mexicanos en los dos meses que finalizaron el 30 de noviembre, ya que López Obrador adoptó un enfoque menos favorable para el mercado, casi la cantidad que ingresó durante los dos años hasta el 30 de septiembre, según datos de Bloomberg.

“El peso mexicano podría ser incluso más débil si el presupuesto no es como se esperaba o si hay un deslizamiento durante el año en la implementación”, dijo Ernesto Revilla, director de economía latinoamericana de Citigroup Inc, quien trabajó como economista jefe y ayudó a elaborar las propuestas presupuestarias de la Secretaría de Hacienda al antecesor de López Obrador.

El número más importante que los inversionistas verán es el saldo primario proyectado, que excluye los pagos de la deuda nacional. México registró su primer superávit primario en casi una década el año pasado, luego de los esfuerzos del gobierno por reducir el gasto. Eso ayudó a salvaguardar las calificaciones crediticias de la nación de una posible rebaja.

El nuevo Secretario de Finanzas, Carlos Urzúa, prometió ampliar el superávit del 0.7 por ciento proyectado del Producto Interno Bruto de este año al 1 por ciento.

El dinero para eso provendrá de la consolidación de varios programas sociales, la eliminación de desperdicios y una campaña anticorrupción, que le ahorraría hasta 500 mil millones de pesos (24 mil millones de dólares) al año, según dijo López Obrador.

AMLO, como también se le conoce al Presidente mexicano, irrumpió en los mercados incluso antes de asumir el cargo al cancelar un aeropuerto parcialmente construido de la Ciudad de México, haciendo que el peso, las acciones y los bonos cayeran. Si bien en repetidas ocasiones ha prometido prudencia presupuestaria, Eurasia Group escribió esta semana que espera que López Obrador priorice sus planes de gasto social y desarrollo sobre la responsabilidad fiscal.

El nuevo Presidente se ha comprometido con varios proyectos costosos, incluido un tren turístico en la Península de Yucatán y una nueva refinería de petróleo de 8 mil millones de dólares. También ha prometido 120 mil millones de pesos para pensiones y más de 35 mil millones en becas para estudiantes.

Al menos los supuestos económicos que sustentan el presupuesto del próximo año, incluidos el crecimiento, la inflación, el tipo de cambio, la producción de petróleo y los precios del crudo y la gasolina, pueden ser más realistas que el ahorro de costos.

López Obrador dijo la semana pasada que adoptará las mismas proyecciones económicas que el banco central. Eso será un alivio para algunos inversionistas, quienes se sintieron alarmados por los comentarios de Urzúa días después de la elección de que esperaba que la inflación fuera del 4 al 5 por ciento el año próximo, en un momento en que la junta del Banco de México esperaba que se desacelerara a 3 por ciento.

Los supuestos presupuestarios sobre los precios del petróleo también serán cuidadosamente analizados por los inversionistas. Los precios planos del crudo podrían ejercer presión sobre los ingresos de la petrolera estatal Pemex, que han ayudado a impulsar el presupuesto del País en el pasado. Los precios del combustible han caído fuertemente desde octubre.

Si bien México redujo su dependencia de los ingresos del petróleo para el gasto público a través de una revisión del 2013, el crudo aún genera aproximadamente una quinta parte del financiamiento público.

Mientras la nueva administración pueda mantener el superávit primario en línea durante el próximo año, los mercados se calmarán.

“Se necesitará más que un presupuesto blando para convencer a los inversionistas de que las ruedas están saliendo”, dijo Ilya Gofshteyn, estratega de Standard Chartered en Nueva York. “Sin duda habrá un deslizamiento fiscal en el mediano a largo plazo, pero eso es un problema para otro día desde el punto de vista del mercado”.

Fuente: Reforma Sección Negocios, Diciembre 13, 2018