Inflación desaceleró a 5.81% en julio; energéticos y tarifas autorizadas encarecieron más de 10.67% (El Economista)

Publicado: 9 agosto, 2021

La inflación a los consumidores desaceleró, por tercer mes consecutivo, en julio, pero continuó por arriba del objetivo del Banxico, de acuerdo con los datos divulgados este lunes por el Inegi. La inflación a los consumidores desaceleró, por tercer mes consecutivo, en julio, pero continuó por arriba del objetivo del Banco de México (Banxico), de acuerdo con los datos divulgados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En el séptimo mes del año, el Índice Nacional de Precios al Consumidor ( INPC) mostró un avance mensual de 0.59%, mientras que a tasa anual de ubicó en 5.81%, lo que supuso una desaceleración desde el dato de 5.88% del mes previo. Sin embargo, el resultado de julio fue mayor al esperado por el mercado. De acuerdo con el sondeo de Reuters, se esperaba que la inflación del mes fuera de 5.76 por ciento. Si bien la inflación desaceleró por tercer mes consecutivo, luego de haber alcanzado un nivel de 6.08% en abril, hiló cinco meses por arriba del objetivo de Banxico de 3% +/-1 punto porcentual. Con el dato aún alto, es probable que el banco central mueva al alza su tasa de interés en su siguiente reunión el 12 de agosto, de acuerdo con analistas. Los altos niveles de inflación son algo con lo que han tenido que lidiar, en los últimos meses, diversas naciones. Si bien eran esperados por la baja base de comparación del año pasado como efecto por el Covid-19, en los últimos meses la preocupación es que éste no sea sólo un tema temporal y, al contrario, persista por más meses. “Esperamos que siga mostrando presiones inflacionarias que, inclusive, ya no tengan que ver con el efecto matemático de baja base de comparación, sino presiones reales que surgen de incrementos en las materias primas a nivel internacional, los cuellos de botella, y la escasez de productos. También en la inflación al productor, donde específicamente los costos de transportación por vía marítima se han incrementado mucho”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base. Aunado a esto Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico de Monex, destacó que sí habría un efecto de base de comparación en el rubro de servicios, esto porque el año pasado fueron los que más se vieron afectados por las medidas de confinamiento y distanciamiento social y que ahora, con la reactivación de la economía, pudieran presionar la inflación subyacente. : De nueva cuenta, las presiones para la inflación vinieron del Índice Subyacente, aquel que elimina de su cálculos los bienes y servicios con precios más volátiles y que tiene un mayor peso en la inflación general. En julio, este índice aceleró a 4.66%, su octava alza consecutiva. Esto fue resultado, principalmente, el incremento de precios que registraron las mercancías de 5.74%, las cuales volvieron a presionar al índice general. Dentro de este rubro, los alimentos, bebidas y tabaco incrementaron su precio en 6.14% en comparación con el mismo mes del año pasado, mientras que las mercancías no alimenticias aumentaron 5.30 por ciento. En el caso de los servicios, el incremento fue de 3.46% anual. La inflación no subyacente, por su parte, se desaceleró por tercera vez consecutiva, ubicándose en un nivel de 9.39 por ciento. Entre sus componentes, los precios de los productos agropecuarios incrementaron en 7.77%, mientras que los energéticos y tarifas autorizadas por el gobierno encarecieron 10.67 por ciento.

Fuente: El Economista / CDMX / Internet, Información, 06:48, 09/08/2021