México entra al top 10 de captación de IED en 2020 (El Economista)

Publicado: 24 mayo, 2021

En plena pandemia, el reposicionamiento de México se vio beneficiado por la caída en la entrada de capitales en países como Brasil, que el año pasado quedó por debajo de nuestro país. México entró en la clasificación de los 10 países con mayores entradas de Inversión Extranjera Directa (IED) en 2020, de acuerdo con datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Desde la posición 11 que alcanzó en 2019, México subió a la siete en 2020, con una captación de 29,079 millones de dólares, 14.7% menos a tasa interanual. A nivel mundial, los flujos de IED disminuyeron 38% en 2020, a un billón 10,520 millones de dólares, su nivel más bajo desde 2005. China desplazó a Estados Unidos de la primera posición, al registrar ingresos de IED de 212,476 millones de dólares, un avance de 13.5% anual. La pandemia de Covid-19 ha provocado una enorme conmoción económica mundial, lo que ha ocasionado fuertes recesiones en muchos países. Después de una caída estimada de 3.3% en 2020, una de las recesiones mundiales más profundas de la historia, el Fondo Monetario Internacional (FMI) proyecta que la economía global crezca 6% en 2021, para luego moderar la tendencia a 4.4% en 2022. Mientras las recesiones económicas más graves en 2020 se produjeron en India, Europa occidental, Oriente Medio y América Latina, China fue la única economía importante que registró crecimiento económico. En estas condiciones, en la atracción de flujos de IED en 2020, a China le siguieron: Estados Unidos (177,093 millones de dólares), India (64, 351 millones) y Luxemburgo (62,003 millones). Los flujos de entrada al área de la OCDE disminuyeron 51%, en parte debido a importantes desinversiones de Suiza y los Países Bajos. Según la OCDE, el repunte de la actividad de fusiones y adquisiciones transfronterizas, que comenzó en la segunda mitad de 2020 y continuó en el primer trimestre de 2021 en las economías avanzadas, con muchos acuerdos en los sectores de la salud y la tecnología, podrían impulsar los flujos de capital de IED en 2021, a menos que se produzcan más desinversiones importantes en 2021. La atracción de México a los flujos de capitales se ha mantenido, con 11,864 millones de dólares de entradas netas de IED en el primer trimestre de 2021, un aumento de 14.8% y la mayor cantidad para un primer trimestre. Los flujos se concentraron en el rubro de reinversión de utilidades, aunque el ajuste posterior de las cifras podría modificar este resultado, y provinieron de 1,872 sociedades con participación de capital extranjero; 883 contratos de fideicomiso; y nueve personas morales extranjeras. Globalmente, los últimos datos sobre proyectos de IED por completo nuevos anunciados en la base de datos de mercados de FDI del Financial Times muestran que las consecuencias de la pandemia para este tipo específico de inversiones se sintieron más intensamente en los mercados emergentes y economías en desarrollo (EMDE, por su sigla en inglés) que en las economías avanzadas. En 2020, los gastos de capital cayeron 15% en comparación con el año anterior en las economías avanzadas, mientras que se hundieron 43% en las EMDE. La mayor parte de la caída de las EMDE se produjo en el segundo trimestre del año. Al mismo tiempo, el desglose sectorial muestra que los gastos de capital en manufactura, servicios e infraestructura cayeron alrededor de 43% en cada sector y 85% en las industrias extractivas, aunque es probable que este último refleje una caída en los precios del petróleo. A pesar de las contracciones a nivel agregado, el mayor impulso en la actividad de nuevas inversiones (greenfield) se observó en biotecnología y comunicaciones, donde los gastos de capital casi se duplicaron desde 2019. La clasificación de los 10 mayores receptores de IED en 2020 incluyó además a Alemania (35,570 millones), Irlanda (33,349 millones), Suecia (26,111 millones) y Brasil (24,778 millones). El jueves pasado, la secretaria de Economía Tatiana Clouthier recordó que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés) estima que la IED a nivel global caerá entre 5 y 10% durante el 2021. Los resultados de IED en México se dan en un contexto en el que el país ha estado en la mira por las señales adversas que ha mandado para la inversión privada. Cabe recordar que México se mantuvo por segundo año consecutivo fuera del Índice de Confianza de Inversión Extranjera Directa, en su edición 2021, elaborado por la consultora AT Kearney, en el que se evalúa a los 25 países que más atraen y retienen capitales foráneos. De acuerdo con la firma, que a pesar de que México ha impulsado y se ha visto beneficiado por algunas iniciativas como la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el efecto de deslocalización (near-shoring), ello no fue suficiente para que los inversionistas lo catalogaran como uno de los principales objetivos de inversión. La clasificación de 2021 estuvo encabezada por Estados Unidos, seguido por Canadá, Alemania (los tres países se mantuvieron en las mismas posiciones que el año anterior), Reino Unido (subió dos sitios) y Japón (bajó un lugar). Entre los aspectos que restaron atractivo a México, según AT Kearney, es un bajo crecimiento económico; un freno en la dinámica de la Reforma Energética; la iniciativa de reforma sobre materia de subcontratación “outsourcing” que limita la flexibilidad en el mercado laboral; la cancelación Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y la priorización de inversiones de bajo impacto económico y social en el entorno actual, como la Refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía y el Tren Maya. La firma enfatizó a las medidas del gobierno de México en el sector energético como un factor que impidió escalar más la llegada de IED al país.

Fuente: El Economista / CDMX / Internet, Información, 01:12, 24/05/2021