Pide IP una transición ordenada

Publicado: 8 enero, 2018

México tendrá en el 2018 el mayor proceso electoral de la historia y por ello mismo la obligación de mantener estabilidad y crecimiento económico, para garantizar una transición ordenada y sin contratiempos, consideraron industriales. El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Manuel Herrera Vega, comentó que el 2018 es un año de desafíos y avances en materia económica, que marcará el cierre de la presente administración y el inicio de un nuevo ciclo sexenal.

En el balance de lo realizado destaca el trabajo desplegado para mantener el crecimiento de la economía y el empleo, pese a la incertidumbre dominante en el arranque del 2017, refirió en la publicación mensual del organismo “Pulso Industrial”.

“Contamos con un robusto blindaje financiero y una evidente mejoría en la percepción de consumidores y empresarios en torno al futuro de la economía mexicana”, destacó el dirigente de los industriales.

Comentó que volvió a encenderse el motor exportador y aunque la actividad industrial atraviesa por una etapa difícil, su principal componente, la producción manufacturera, ofrece resultados alentadores.

Señaló que en el 2018 se deben fortalecer los avances y atender los rezagos, identificar las oportunidades, definir prioridades y articular una agenda de trabajo que permita consolidar la desaceleración de los precios.

Asimismo, reactivar ordenada y consistentemente el mercado interno, impulsar la recuperación integral del sector industrial, el repunte de la inversión y el saneamiento de las finanzas públicas.

Estimó que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLC) es un valioso instrumento para el desarrollo del País, pero es más relevante y duradera la contribución de los motores internos al crecimiento de la economía.

Por eso, deben privilegiarse los cambios, ajustes e impulso de todo aquello que fortalezca las bases del desarrollo, argumentó Herrera Vega.

Para el dirigente, autoridades, trabajadores y empresarios deben asumir que 2018 no es un año para aflojar el paso o bajar la guardia, por el contrario, se debe fortalecer la estabilidad económica y seguir forjando las bases para lograr un crecimiento más dinámico y con un perfil incluyente.

“Tenemos agenda, propuestas, rumbo y convicción para seguir construyendo un país a la altura de nuestras expectativas”, afirmó. 

Fuente:REFORMA, Negocios, 08/01/18