Planificación para una crisis en la cadena de suministro de alimentos

Publicado: 15 julio, 2020

Si el Covid-19 nos ha enseñado algo, es que la industria de comestibles y sus muchas industrias de apoyo necesitan un plan para una crisis de la cadena de suministro de alimentos y acciones de contingencia para poder adaptarse rápidamente a un evento que puede darle un vuelco total al status quo.

Comenzamos lentamente a hacer la transición de los mandatos de quedarse en casa y trabajar desde el hogar que afectaron a casi todos los estados de EEUU.

Fiorucci Foods – Discover the Taste of Italy

Mientras escribo esta columna, muchos estados han comenzado a «abrirse», lo que significa que muchas personas han regresado a sus lugares de trabajo y muchos vuelven a disfrutar comidas en restaurantes; cortarse el pelo y arreglarse las uñas; visitar sus lugares de culto y volver a algo parecido a la normalidad después de meses de lidiar con el Covid-19.

Algunos lo han llamado nuestra «nueva normalidad», algunos lo llaman nuestro «ahora normal»; como sea que deseen llamarlo, debemos centrar nuestra atención en crear planes que sean proactivos, no reactivos, ante situaciones de crisis nacional o internacional, que afecten la cadena de suministro de alimentos de la granja a la mesa.

Felicitaciones a los minoristas de alimentos por su respuesta rápida y ejemplar durante la crisis del Covid-19 y el alto nivel de servicio al cliente que brindaron en la tienda a sus compradores para garantizar la seguridad de los clientes y la disponibilidad de alimentos.

LECCIONES APRENDIDAS DURANTE EL COVID-19

Creo que la valiosa lección que los minoristas aprendieron de los últimos dos meses es la necesidad de capacitación en preparación para un cambio rápido en los hábitos de compra de los clientes.

Con el temor de estar expuesto al virus en espacios públicos tan frecuente, las compras en línea aumentaron.

Según una encuesta en línea realizada por Brick Meets Click, en marzo de este año, millones de compradores de comestibles hicieron su primer pedido de comestibles en línea y la penetración de los hogares para la entrega a domicilio y la recogida de pedidos de comestibles alcanzó un máximo del 33% hasta mayo de 2020.

LOS SUPERMERCADOS MINORISTAS ESTÁN MEJORANDO

Si bien esto suena maravilloso, según la experiencia personal, los minoristas no estaban listos para pivotar y cumplir este aumento de manera oportuna.

Tenemos un familiar inmunocomprometido y comenzamos a hacer todas nuestras compras en línea. Debido a la gran demanda de compras en línea, durante varias semanas, nos tomó una semana completa reservar la primera entrega disponible o el tiempo de recogida.

Esto cambió nuestros hábitos de planificación de comidas y compras en nuestro hogar para acomodar este periodo de espera. Con el paso del tiempo, las tiendas han mejorado sus procesos y ahora puedo hacer un pedido en cualquiera de mis tiendas de alimentos locales, y recibir el horario de entrega o recogida el mismo día.

Los minoristas de comestibles lo entendieron, pero algunas semanas de caos debido al Covid-19 tal vez podrían haberse evitado. Hay pocas dudas de que los minoristas ahora tienen un plan de preparación para crisis desarrollado en el caso de que ocurra en el futuro y que tenga un impacto similar.

Con el paso del tiempo, las tiendas han mejorado sus procesos. Hay pocas dudas de que los minoristas ahora tienen un plan de preparación para crisis desarrollado en el caso de que ocurra en el futuro y que tenga un impacto similar.

Con suerte, el sector agrícola también ha aprendido lecciones. Debido a que un canal de distribución (el servicio de restaurantes) se cerró por completo, había una gran cantidad de alimentos sin capacidad para procesar empaques para otros canales de distribución.

Artículo Relacionado: La NGA e ISSA crean programa de limpieza y desinfección de tiendas

Fue frustrante ver el desequilibrio entre la abundancia de alimentos y la inseguridad alimentaria. Muchos sectores de la agricultura estaban sacrificando a sus animales, arrojando su leche, destruyendo sus cosechas, mientras que un número récord de consumidores se alinearon en bancos de alimentos y refugios

Muchos programas se desarrollaron para ayudar a rescatar a los agricultores que se vieron afectados por la caída en el consumo de sus productos, debido a circunstancias fuera de su control. Pero los rescates son a corto plazo y no proporcionan soluciones a largo plazo para el futuro.

¿Las lecciones aprendidas durante la pandemia del Covid-19 darán como resultado una preparación para la crisis que proporcionará capacidad de procesamiento, alimentará a los hambrientos y proporcionará una economía saludable para los agricultores?

Quizás los fondos gastados en rescates podrían ser redirigidos para invertir en instalaciones de procesamiento de respaldo que estarían listas para mantener la cadena de suministro de alimentos en movimiento la próxima vez que ocurra un evento que afecte negativamente a una o más industrias.

Hay un par de excelentes ejemplos en Nueva York y en el Oeste, donde los fabricantes de la industria se unieron, trabajando con los programas lácteos del USDA, para desarrollar soluciones para procesar el exceso de productos lácteos y entregarlos a los bancos de alimentos para llegar a aquellos que necesitan alimentos.

Ahora hay un modelo probado de cadena de suministro para compartir con otras industrias para proporcionar con éxito soluciones para todos los involucrados en la cadena de suministro de alimentos.

Este es un entrenamiento de preparación para crisis y lo que acabamos de vivir por el Covid-19 proporciona un excelente estudio de caso del cual aprender. Si la agricultura no planea ahora una crisis futura, la historia seguramente se repetirá.

 

https://abasto.com/noticias/lecciones-del-covid-19-planificacion-para-una-crisis/

Socios Estratégicos