Tener más de un jefe es la nueva normalidad

Publicado: 5 agosto, 2020

Expertos laborales pronostican que los empleados que libren los recortes enfrentarán el doble de tareas y múltiples jefes.

Trabajar para un jefe ya es difícil. Trabajar para dos puede duplicar sus dolores de cabeza laborales.

Alrededor del 44% de los empleados estadounidenses trabajan para al menos dos gerentes, arrojó un sondeo de Gallup en el 2017. La pérdida de empleos y los cierres de oficinas provocados por la pandemia del coronavirus probablemente ampliarán el uso de esa práctica.

En medio de la profunda crisis actual, muchas compañías podrían insistir en que los que libren recortes manejen el doble de tareas y de jefes, pronostican expertos en ambientes laborales.

Y con más empleados trabajando desde casa, probablemente crecerá la tendencia previa a la pandemia de que los trabajadores remotos pertenezcan a más equipos.

“Esperamos que el número de empleados con múltiples gerentes aumente con base en las necesidades organizacionales relacionadas con la ‘nueva normalidad’ de personas que trabajan desde casa”, señala Brian Kropp, director de investigación de la práctica de recursos humanos en Gartner Inc.

No obstante, pueden surgir múltiples problemas de tratar de complacer a dos superiores.

A continuación, algunos consejos sobre trabajar bien para dos jefes, recopilados de más de una docena de coaches, reclutadores y ejecutivos:

AVERIGÜE LAS EXPECTATIVAS DE SUS JEFES

Las expectativas de los supervisores a veces discrepan. Por ejemplo, un jefe podría querer que terminemos su proyecto principal, mientras que la otra jefa preferiría que nos hagamos cargo de la tarea más urgente que ella asignó.

También pueden surgir desacuerdos respecto a la necesidad de asistir a juntas de trabajo en distintos lugares al mismo tiempo.

Efectivamente, las disputas entre supervisores por las tareas de su trabajador compartido son la mayor razón por la que el tener dos jefes raras veces da buen resultado, comenta Peter Cappelli, profesor de administración en la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania.

Para evitar conflictos sobre sus deberes, entienda y aclare desde un principio las diferentes expectativas que tienen los jefes, y hágales ver a ambos los retos de cumplir sus exigencias antes de que estallen los problemas.

Si se espera hasta que surjan disputas, afirma Cappelli, se arriesga a tener diversos problemas, como parecer que se está quejando o que está tomando partido entre dos jefes poderosos.

CONVERSE CON SUS JEFES SOBRE TAREAS DE TRABAJO

La comunicación proactiva con ambos jefes es esencial. Múltiples agendas “pueden plantear interrogantes de lealtad dividida”, explica Lisa Prior, una coach de liderazgo.

Al compartir mucha información de manera frecuente y rápida, “puede garantizar que ninguno de los dos se sienta sorprendido o relegado”, comenta.

Patrizia Martellaro intentó un enfoque proactivo luego de que se le asignaron dos jefes. Ha encabezado las operaciones de mercadotecnia para Raines International Inc. desde que Dan Smith, CEO de la firma de reclutamiento de ejecutivos, la contrató en septiembre.

Martellaro también recluta a directores de mercadotecnia, una labor supervisada por Matt Seiler, un director administrativo de Raines.

Aunque es una mercadotecnista experimentada, Martellaro era novata en el reclutamiento de directores de mercadotecnia y ejecutivos. Estaba ansiosa por minimizar los conflictos en fechas de entrega y la carga excesiva de trabajo, apuntó.

Comunicarse a cada rato con sus jefes ocupados consumía mucho tiempo, pero representó “la mejor forma de asegurar que yo tenga su atención y su visto bueno”.

APLIQUE UN ESTILO ADAPTIVO

Los especialistas en trayectorias profesionales dicen que es igualmente crucial que uno se adapte al entorno y las preferencias laborales de cada jefe. Debe desempeñarse de manera diferente para, por ejemplo, un microgerente que para un segundo superior que delega extensamente.

“Entre mayor sea la diferencia entre los dos, es más difícil es (adaptarse)”, explica Hilde Steineger, una ejecutiva biotecnológica.

Ella pasó varios años malabareando dos jefes mientras que estaba a cargo de las áreas de manejo de innovación para una unidad operativa noruega y su división matriz en BASF SE. La compañía de químicos alemana había adquirido la unidad, en ese entonces llamada Pronova BioPharma, en el 2013.

Steineger le reportaba al jefe radicado en Oslo de Pronova, que producía ácidos grasos usados en cuidados de la salud, así como a la presidenta de la división en Alemania.

Steineger evitó intencionalmente expresar sus opiniones por lo común fuertes durante las juntas de Pronova para no eclipsar a su jefe allí.

Por el otro lado, Steineger necesitaba exhibir amplios puntos de vista durante sesiones de equipo de liderazgo con su jefa divisional y otros funcionarios de la división. Ella “quería que expresara la estrategia común para todos”, recuerda Steineger.

APALANQUE VÍNCULOS CON EL JEFE DE SUS JEFES

Los altos mandos se pueden convertir en pacificadores influyentes si chocan múltiples gerentes.

Los jefes inmediatos podrían sentirse amenazados o que se les resta autoridad aún si les avisa con antelación que los va a saltar. Pero de vez en cuando, podría tener que tomar ese riesgo. Y el esfuerzo puede tener éxito si aplica una diplomacia hábil.

Una ejecutiva de adquisiciones en una compañía de inmuebles comerciales buscó ayuda de su presidente, un conocido de ella de muchos años, luego de que sus superiores discreparon sobre expectativas de desempeño que tenían de ella en el 2019. La idea surgió de su coach Paul Winum, un socio titular de RHR International LLP, una firma de desarrollo de líderes.

La ejecutiva siguió el consejo de su coach e informó por separado a cada jefe antes de solicitar la intervención del presidente de la compañía.

IDENTIFIQUE AL JEFE MÁS IMPORTANTE

Debe decidir qué gerente cuenta más en su avance profesional, dicen coaches. En un momento en mi carrera, le reportaba a dos editores de The Wall Street Journal.

Trabajé duro para ambos, pero trabajé aún más duro para el que estaba a cargo de mis aumentos de sueldo.

RECONOZCA POSIBLES BENEFICIOS

Pero un periodo exitoso con múltiples jefes ofrece múltiples beneficios profesionales, como una exposición más amplia a distintos estilos de liderazgo, habilidades y colegas.

Seth Bernstein, CEO de AllianceBernstein Holding LP, cita el ejemplo de Jeff Skoglund, director de operaciones de la unidad de ingresos fijos de la importante compañía de manejo de dinero. Skoglund les reporta a los codirectores de esa unidad.

Trabajar para dos jefes ha generado más atención interna a Skoglund y ampliado su horizonte, señala Bernstein. “Está sentado a la mesa donde se toman muchas de las decisiones”, agregó.

Fuente: Reforma, The Wall Street Journal, 05 agosto, 2020

Socios Estratégicos