Sufre China falta de contenedores (Reforma)

Publicado: 22 febrero, 2021

Quedan cajas varadas en destinos de entrega por pandemia y ante escasez sube costo de traslado de carga a diversos destinos, entre ellos México; crecen también las demoras en el traslado de productos

Tras largos cierres debido a la pandemia, un gran volumen de contenedores que salieron de China hace meses se han quedado varados en su destino de entrega.

Como consecuencia, en el país asiático ahora se enfrenta escasez de contenedores para enviar mercancías vía marítima a otros países como México, lo que está provocando altos costos de logística, demoras y una guerra de precios por obtener contenedores.

“Las fábricas (chinas) sacan su producción a tiempo, pero ahorita hay una escasez de contenedores, ya que a mitad del año, cuando China empezó a producir, se comenzaron a mandar todos los productos a México, América Latina y Estados Unidos.

“Pero el resto del mundo empezó a tener los problemas de la Covid y a cerrar sus economías y los puertos, entonces el problema ahí fue la recolección de los contenedores en los países de destino final”, explicó Samuel Maldonado, vicepresidente para la Región Asia Pacífico de la Concanaco Servytur.

Detalló que esta situación que comenzó a mediados de 2020 sigue vigente, pues muchas veces los contenedores no se llenan de productos para regresarlos a China y disminuir costos, ya que en México la producción no está a los mismos niveles pre Covid.

“Cuando va el barco para América Latina, la primera parada es México y luego va bajando y cuando viene de regreso la última parada es México, antes de embarcarse a China, entonces lo que tratan es de traer el mayor producto que se pueda de regreso para que no se venga el barco vacío”, expuso Maldonado.

Algunos puertos y terminales sufrieron cierres parciales por la pandemia, lo que provocó que los contenedores vacíos no regresaran a tiempo e inició una “guerra de precios”, en la cual los mejores postores conseguían contenedores y el espacio dentro de los barcos, relató Christopher Pérez, director de negociaciones en la empresa mexicana Henco, que cuenta con 250 empleados en el área de logística.

Además, en el tercer trimestre del 2020 se disparó la demanda de productos, impulsada por el comercio electrónico, saturando de pedidos a las fábricas asiáticas, refirió Pérez.

En febrero de 2020 el precio de logística de mandar un contendor de China a México, América Latina o Estados Unidos era de mil 500 dólares, pero ahora valen alrededor de 10 mil dólares y se consiguen con mucha dificultad, refirió Maldonado.

Se espera que sea hasta julio o agosto de este año cuando los precios puedan volver a los valores pre Covid, destacó Maldonado.

Las demoras van de 2.5 a 3 meses, pues aunque ya está listo el producto en fábrica, éste no se puede recolectar porque no hay contenedores, añadió Maldonado.

Xu Yu, directora ejecutiva en Prodensa, informó que antes de la pandemia las empresas que enviaban productos a China requerían sólo de una semana para hacer la reserva de contenedores, pero ahora se necesitan tres semanas.

Antes, las navieras, que usualmente son las dueñas de los contenedores, daban periodos de 15 a 30 días para descargarlos, expuso Maldonado

Ahora ya no se dan esas facilidades, pues se pide que se descargue la mercancía el mismo día en que llega para regresarlo, agregó el integrante de la Concanaco Servytur.

Incluso, las navieras han preferido retornar vacíos los contenedores de México a China.

CONEXIÓN PORTUARIA

La actividad portuaria de México se concentra en tres principales puertos, donde Manzanillo es el de la mayor participación y actividad con Asia.

ACTIVIDAD PORTUARIA DE CADA PAÍS

(Porcentaje)

PUERTO PAÍS ACTIVIDAD PORTUARIA
El Callao Perú 86%
Freeport Bahamas 85
Caucedo República Dominicana 67
San Antonio Chile 60
Manzanillo México 42
Valparaíso Chile 31
Brasil, otros puertos Brasil 28
Buenaventura Colombia 25
Lázaro Cárdenas México 19
Veracruz México 16
Altamira México 13
Río Grande Brasil 7

Fuente: CEPAL, 2020

Fuente: Reforma, Negocios, 22 de febrero, 2021